.

Un vestido de promoción para recordar toda la vida

Donan a vestidos y maquillaje a estudiantes locales a punto de graduarse.

Read English version

Para muchas estudiantes de Preparatoria, la fiesta de promoción es como un ritual de cambio de vida que ha tomado 4 años en construirse. El baile de los bailes que no te quieres perder, ese que has estado esperando todo el año y ese que recordarás toda la vida.

Sin embargo, entre el vestido, los zapatos y los precios de las entradas, la fiesta de promoción puede ser solo un sueño para muchos familias que simplemente no puede costear los gastos.

Por eso decidió financiar algunos de estos sueños para que estudiantes de Baldwin Park tuvieran la oportunidad de experimentar esa noche inolvidable.

“Cada muchacha tiene su historia y cada una de ellas merece un vestido de promoción", expresó Monita Singh, representante de Asuntos Públicos del hospital de Kaiser en Baldwin Park.

Singh dijo que este es el segundo año que el programa de Kaiser trabaja por primera vez con el

"Los instructores fueron determinantes en ayudarnos a identificar la necesidad entre los estudiantes. Yo vengo de un hogar de un solo progenitor y entiendo lo difícil que puede ser enviar a una hija a la promoción", agregó.

Esta segunda edición del denominado "Programa de Distribución de Vestidos de promoción" se realizó este fin de semana en el campus de la .  El evento fue la culminación de otro proyecto de recolección de vestidos en los que doctores y personal de este hospital donaron desde joyería hasta zapatos para que las jovencitas tuvieran esta oportunidad.

Los estudiantes de cosmetología de la escuela de adultos estuvieron también donando su tiempo para completar el vestuario con un maquillaje profesional.

Una de las afortunadas jovencitas que participó en la entrega de vestidos fue Damaris Solano.

La estudiante de ultimo año de la , dijo que que se sintió sorprendida y feliz cuando supo que había sido elegida para un vestido gratis.

“Al prinicipio pensé que tendría que venir a la escuela el sábado" confesó Damaris cuando le dijeron que tenía que presentarse en la oficina del consejero. 

"Aún no tengo pareja con quien venir pero estoy ansiosa por divertirme con mis amigas".

Durante el evento, Damaris y las otras muchachas se reunieron en el escenario para buscar entre estantes repletos de vestidos. Ahí los voluntarios de Kaiser Permanente les ayudaban con los tallas y los estilos que buscaban las jovencitas.

“Me encanta ayudar y devolver un poco" dijo Dalia Romero, una enfermera de , quien ayudó a Damaris a elegir un elegante vestido negro. 

Su madre estaba en los asientos del auditorio y usando el pulgar de su mano hacia arriba o hacia abajo, Damaris lograba obtener una opinión extra cada vez que encontraba un vestido que le gustaba.

"He tenido suerte con ella. Es una estudiante fabulosa y justo acaban de aceptarla en la Universidad", dijo Vilma Garcia, la madre de Damaris.  "Quiero darle todo lo que puedo, pero enviarla a la universidad va a ser muy caro, y aliviar un poco esos gastos con este evento es algo muy bueno", agregó.

A medida que Romero se llevaba a Damaris a la parte de atrás del escenario a probarse el vestido, Garcia prosiguio relatando.

"Tuve que trabajar toda la noche, pero le dije 'no te preocupes, vamos a estar ahí en la mañana a primera hora' y aquí estamos", expresó. "Espero que encuentre lo que le guste. Ella es muy humilde, una niña sencilla, pero le gusta lucir bien"

Detrás el escenario, Damaris tuvo problemas consigo misma tratando de decidir entre un vestido negro corto con manchas rojas o un vestido largo más dramático con lentejuelas que le encantó a su mamá".

"Toma el largo", le aconsejó Romero. "Confia en mí. Yo soy mamá y además ese vestido es uno para recordar", agregó.

"Yo no fuí a mi fiesta de promoción", comentó por su parte Kim Sem, operadora de comunicaciones de Kaiser y voluntaria en el evento. "Vengo de una familia pobre. Sé lo que es no tener mucho y lo que es no poder pedir. Esta es una buena oportunidad para las niñas que vengan y disfruten", agregó.

"Sin duda haremos esto el próximo año", expresó Singh. "La fiesta de promoción es una gran parte en la vida de una jovencita y esta experiencia ha sido más que gratificante", agregó.

Luego de debatir consigo misma un poco más. El vestido largo con las flores hechas de lentejuelas fue el elegido por Damaris. Con un collar que combina y con una cartera en su mano, la jovencita agradeció a Romero por la ayuda y con un abrazo se despidió y se fue a encontrar con su madre.

“Se ve muy preciosa" dijo su madre trantando de contener las lágrimas en sus ojos. “Ella verdaderamente se merece todo esto", agregó.

Boards

More »
Got a question? Something on your mind? Talk to your community, directly.
Note Article
Just a short thought to get the word out quickly about anything in your neighborhood.
Share something with your neighbors.What's on your mind?What's on your mind?Make an announcement, speak your mind, or sell somethingPost something